domingo, 20 de marzo de 2016

Un detalle divertido y elegante! Cakepops

Holaaaaa!!!

Los cakepops están de moda entre los más golosos y entre los más pequeños, ya que es una forma divertida de comernos un trocito de bizcocho decorado. Parecen chupa chups o piruletas pero, en realidad, estos pequeños bizcochitos redondos cubiertos de chocolate y sujetos con un palito son el complemento perfecto en cualquier mesa dulce ya que quedan muy bonitos y elegantes tanto si los presentamos como un ramo o boca abajo.

¿Qué necesitamos?
  • Recortes de vuestro bizcocho favorito
  • Queso crema o buttercream
  • Chocolate o candy melts
  • Palitos para cakepops
  • Sprinkles, azúcar o chocolate de colores para decorar




















Paso a paso

Desmigamos los recortes de bizcocho con las manos en un recipiente hondo hasta obtener miguitas muy muy pequeñas, casi polvo. A continuación, añadimos una buena cantidad de queso crema y mezclamos (probad a hacerlo con los peques de la casa, veréis qué divertido es mancharse las manos...!!!)

No puedo deciros qué cantidad de queso debéis añadir, es un poco a ojo, hasta que veáis que queda una masa compacta y homogénea. Después, vamos a ir haciendo bolitas. Yo uso una báscula para que todas salgan más o menos del mismo tamaño, pero podéis hacerlo a ojo o incluso hacer otras formas...

Una vez tenemos nuestras bolitas, refrigeramos para que endurezcan un poquito y es hora de fundir un poquito de chocolate. Si lo hacéis en el microondas, recordad que hay que hacerlo a intervalos de 20-30 segundos y con mucho cuidado para que no se queme. Vamos mojando un extremo del palito y lo hincamos en las bolitas de bizcocho con cuidado de que no se rompan. Volvemos a refrigerar.

Cuando hayan pasado unos minutos, ya estamos listos para bañar nuestros cakepops por completo. Sumergimos las bolitas en el chocolate fundido y damos unas vueltas para que toda la superficie quede bien cubierta. Golpeamos suavemente el palito para que escurra todo el sobrante, et voilà! Ya tenemos nuestros cakepops!!!

Antes de que el chocolate se seque, podemos añadir sprinkles o azúcar de colores para decorar... a gusto del consumidor!

Para la presentación, podemos pincharlos en un corcho o presentarlos sobre una bandeja con el palito hacia arriba. Creo que ambas opciones quedan geniales! ¿Qué opináis?


 



















Ya sabéis que cualquier duda o comentario podéis dejarlo abajo y estaré encantada de contestaros!

























Salu2,
Rocío

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Cuéntame lo que te apetezca!